Social sharing:

El equilibrio anteroposterior en el Ski es dinámico, no estático. Se encuentra en un ciclo permanente. En el esquí de alto nivel, los esquiadores siempre pasan de estar atrás al final de un giro a estar adelante al inicio del siguiente.

Como dijo Mikaela Shiffrin en una entrevista (aquí): “La clave para el equilibrio de proa a popa, para mí, es tratar de no permanecer en una unica posición. Como el esquí es un deporte tan fluido, siempre estás en movimiento. Y si te vuelves estático con tu equilibrio adelante-atrás, entonces el resto de tu curva será estática. Por lo tanto, es muy importante poder adelantarse en la parte inicial de la curva y luego tratar de usar la parte trasera de los esquís. No las colas de los esquís en realidad, pero ya sabes, deja que tus esquís se disparen un poco desde debajo de ti. Solo trata de jugar con todo el esquí porque tienes un esquí entero por una razón. Quieres usar el esquí entero como una herramienta. Y si puedes usar de la punta a la cola perfectamente y estar en equilibrio, entonces tendrás un giro más velóz”.

Para iniciar un giro de manera efectiva, necesitamos mover nuestro centro de masa hacia adelante para cargar o balancearnos sobre la espátula de los esquís. Debemos empezar la curva enganchando la punta del esquí, por lo que buscamos “llegar a la parte de adelante del esquí” en el inicio del giro.

Eso es clave para lograr estar centrados cuando lleguemos a la parte más importante del giro: la fase de carga. La fase de carga es cuando aplicamos casi toda la presión y se produce la mayor deflexión del esquí. En la técnica moderna de slalom (curvas de SL), la fase de presión o carga es corta y abrupta, y ocurre toda de una sola vez en la línea de máxima pendiente (es decir, en el medio. o apex de la curva). Por lo tanto, está absolutamente OK estar en retrasados en la transición o el inicio, pero es obligatorio mover nuestro centro de masa hacia adelante (o nuestra base de apoyo hacia atrás) para estar centrados cuando apliquemos la mayor parte de la carga/presión en los esquís (es decir, en la línea de máxima pendiente).

Un gran ejemplo y una prueba inequívoca de este equilibrio dinámico adelante-atrás mientras se esquía, es esta secuencia de fotos (una verdadera obra maestra) realizada por Ron LeMaster que veremos y analizaremos a continuación:

Marcel Hirscher SL turn - Ron LeMaster photo sequence

El atleta es Marcel Hirscher (también conocido como el G.O.A.T.), realizando unas curvas de Slalom en el trazado de competición de Aspen CO.
Aquí podemos ver claramente que termina sus curvas sobre las colas de los esquís, como se observa en el siguiente cuadro justo después del que golpea la puerta/palo azul.
En el siguiente cuadro, podemos observar que la transición es definitivamente en el «asiento trasero» (o retrasado) y “flotando”, con los esquís casi en el aire.
Luego, se reposiciona hacia adelante y llega al último cuadro de la secuencia (donde está bloqueando el último palo rojo) centrado y doblando el esquí completamente desde la cintura o patín del mismo. Ese es el apex de la curva. Donde el corredor realiza el mayor cambio de dirección.

Esta valiosísima secuencia de fotos nos demuestra que, como dice Mikaela, para esquiar hay que utilizar el esquí en su totalidad. Todo su largo, desde la punta a la cola. ¡Y eso sucede en todas y cada una la las vueltas!

Además, esta secuencia de fotos de Marcel demuestra que uno de los mejores y más críticos ejercicios en el esquí son los llamados vueltas de delfín (Dolphin turns). Es un ejerciio que exagera esos movimientos o desplazamientos adelante-atrás en cada curva.
Se llama así porque el movimiento que realizan los esquís es similar al que realizan los delfines cuando saltan afuera del agua.

Es un ejercicio avanzado, en el cual debemos saltar desde las colas de los esquís y luego movernos hacia adelante para aterrizar sobre las puntas y en los nuevos cantos. La clave es primero llevar los pies hacia adelante y así saltar desde las colas, luego llevar nuestros pies hacia atrás mientras subimos los talones para aterrizar sobre las espátulas de los esquís. El cambio de cantos debe ocurrir cuando estamos en el aire, y así cuando aterrizamos ya iniciamos la nueva curva.
Este ejercicio te ayudará a activar las articulaciones inferiores, y perfeccionará tu balance antero-posterior. Es algo así como un pedaleo hacia atrás, con tus pies.

Este tipo de curvas son útiles en una gran variedad de situaciones, pero definitivamente clave para las vueltas cortas (corto paralelo), y obviamente para emular ese movimiento indispensable que debemos realizar cuando esquiamos bumps (montículos). Las vueltas delfín son una excelente forma de practicar la esquiada en bumps, sin tener que ir a la pista de bumps.
La idea acá es lograr finalmente poder controlar la districución de la presión adelante-atrás sobre los esquís. El secreto en este ejercicio es trabajar sólo con los pies y piernas, manteniendo el tronco quieto y calmo.

Aquí hay un excelente video de las Dolphin turns, con su explicación y progresión, realizado por Tobin Leopkey, el fundador y director de Section 8 Snowsport Institute, de Canada. Fue filmado en el glaciar de Hintertux, al comienzo de la temporada (Octubre).

¡Nos vemos en las pistas!


Social sharing: