Social sharing:

A pesar de que personalmente después de un par de días seguidos de esquiada polvo siento nostalgia por las pistas pisadas y duras, esquiar en nieve polvo es una de las sensaciones más hermosas que puede producir este deporte. Esquiar esta nieve no preparada transmite una sensación única de paz y tranquilidad. Definitivamente es una esquiada muy tranquila. Las curvas o giros casi no producen ruido. Nos sentimos como si estuviéramos flotando montaña abajo en lugar de deslizarnos cuesta abajo.
Pero ¿Qué es la nieve honda/polvo? La nieve honda es nieve liviana, blanda, recién caída.
Muchos esquiadores sueñan con dejar atrás las pistas pisadas y trazar nuevas huellas sobre laderas de fuera de pista con nieve polvo. El término fuera de pista proviene del francés y lo usan comúnmente los esquiadores y practicantes de snowboard para describir el terreno que está fuera de las pistas preparadas.
Es cierto que un buen esquiador puede esquiar toda la montaña con cualquier esquí. Pero los esquís específicos para nieve honda o fuera de pista facilitan ese tipo de esquiada, debido a que tienen una superficie más grande que nos hace flotar más alto en la nieve y, por lo tanto, girar más fácilmente. Un esquí fuera de pista facilitaría mucho las cosas, sin embargo, cualquier tipo de nieve sigue siendo esquiable con cualquier tipo de esquí.
En este post comentamos algunos consejos para esquiar en este tipo de terreno, sobre todo si estamos con esquís de pista. Los esquís de pista son pesados, muy estrechos en la cintura (o «patín), tienen mucho camber y son bien rígidos, de la punta a la cola. Todas ellas son ventajas para esquiar en superficies duras a gran velocidad y con mucho agarre. Pero todas contras para esquiar en nieve honda…
Los esquís de slalom funcionarán en fuera de pista, pero será mucho más trabajoso que usar algo más all-mountain/diseñado para fuera de pista. Los esquís SL están diseñados para hundirse en las partes con nieve suelta y encontrar el suelo duro para clavar sus cantos, mientras que cuanto más fuera de pista sea el esquí en cuestión, más intentará flotar en la parte superior del manto nivoso. Además, los esquís de slalom se «engancharán» mucho debido a la línea de cotas apretada y la flexión rígida, por lo que requieren de movimientos más sutiles por parte del esquiador, en nieve blanda.

Actitud dinámica de equilibrio:

Un concepto erróneo común es que para flotar más, necesitamos mover nuestro centro de masa hacia atrás. Y eso es incorrecto. Siempre debemos estar centrados sobre nuestros esquíes, con la postura atlética, al igual que en las pistas. Para controlar los esquís y hacer curvas correctamente, siempre tenemos que cargar la espátula del nuevo esquí de afuera. Eso es imposible de lograr si estamos retrasados.

Recuerde, el concepto clave es «flotar». Cuanto más alto flotemos sobre la capa de nieve, más fácil será girar.

Estos son a mi parecer los 3 consejos más importantes para adaptar tu técnica a la esquiada en nieve honda:

1) Trazo angosto (pies juntos): lograr una plataforma lo más uniforme posible

2) Distribución del balance más parejo en ambos esquís.

3) La velocidad ayuda

Esquiador en nieve polvo con esquís de slalom puntas arriba

Siempre estar centrados sobre tus esquís… Foto créditos Guun Producciones

«Recordá, el concepto clave es ‘flotar’. Cuanto más alto flotemos en el manto nivoso, más fácil será doblar.«

1) Piés juntos: el objetivo es tratar de mantener los esquís juntos para formar una plataforma «única» en la nieve, como si nuestros esquís imitaran una tabla de snowboard o un monoesquí. Una sola plataforma uniforme flota mejor que dos separadas.

2) La distribución del equilibrio es más pareja en ambos esquís: el balance es clave. Trata de no cargar demasiado fuerte el esquí de afuera como lo harías en nieve dura durante la mitad de un giro, para evitar que el esquí externo se hunda y se enganche. ¡Haz eso en nieve polvo y puede que caigas instantáneamente! Aunque el esquí externo sigue siendo dominante, la distribución de la carga no es tan agresiva sobre ese esquí, como sí lo es en las pistas pisadas. En cuanto a la carga, el objetivo debe ser un 60 % en el esquí externo y un 40 % en el interno. Poner todo tu peso en un esquí hará que se hunda hasta China y el otro se eleve con el resultado de que te puedas caer. Además, dirigir mucha fuerza a la punta del esquí empujará esa punta hacia la nieve y también te hará probablemente caer hacia adelante. Entonces deberíamos evitar estar demasiado adelante sobre los esquís.

3) La velocidad ayuda: “La velocidad es tu amiga” es un dicho común en el esquí de fuera de pista. La velocidad ayuda a flotar más alto. También la confianza y el seguridad son clave en la nieve honda, pero eso generalmente se aplica a la mayoría de las condiciones.
A menudo, los novatos en fuera de pista cometen el error de tratar de doblar demasiado seguido (sobregirar) de lo que dicta su velocidad, pierden impulso y se atascan. La flotabilidad de la nieve 3D profunda (con su fricción y resistencia) reemplaza gran parte del control de velocidad que, en terrenos duros, se logra girando. Ese “arco vertical en la nieve” que se produce durante los giros en nieve hoda nos frena mucho. Si esquiamos a la defensiva, usando nuestros esquís y cantos principalmente como frenos para reducir la velocidad derrapando hacia los lados, rápidamente encontraremos que esos hábitos y técnicas no funcionan bien en nieve honda. Entonces, en nieve polvo, debemos esquiar de manera más ofensiva y hacer una línea de descenso más directacon curvas elongadas y redondeadas (esquiar más cerca de la línea de máxima pendiente con menos «final de curva» de lo que se usaría en paquete duro).
Un error común entre los esquiadores que son nuevos en la nieve polvo es intentar girar con poca velocidad, a menudo en terreno plano o con poca pendiente. Eso hace que girar sea realmente difícil, especialmente con esquís de pista. Esto puede ser un desafío porque la mayoría de los esquiadores principiantes quieren ir despacio y esquiar en terrenos más fáciles, cuando están aprendiendo.
Dicho esto, recuerda esquiar siempre con total control y con una velocidad con la que te sientas cómodo.

Bonus tips:

-“Giros de salto o retracción”: también conocidos como giros de cresta o rebote, son el mejor tipo de curva en nieve profunda. Comienza bajando directamente por la línea de máxima pendiente para ganar algo de velocidad. Luego tratamos de rebotar un poco hacia arriba y abajo. Es importante saltar/rebotar solo desde los tobillos y las rodillas, sin usar la parte superior del cuerpo.
Para conseguirlo, debemos presionar ambos esquís al final del giro, y cuando la nieve se comprime y el esquí se flexiona, se produce un rebote que debemos aprovechar flexionando las piernas para girar/rotar los esquís en el punto más alto de la superficie de la nieve. Uno debe rebotar desde la compactación de la nieve que ocurre bajo los pies. Es una forma muy activa y dinámica de esquiar. Es la mejor forma de esquiar en nieve honda con esquís de pista.

Ritmo y Paciencia: en nieve honda, todo es más lento… En nieve polvo realmente profunda, la paciencia es imprescindible, con movimientos en cámara lenta. Cuanto más profundo estemos en la nieve, mayor es la paciencia requerida.
El ritmo es clave también. Vueltas cortas rítmicas es la mejor estrategia para esquiar laderas de fuera de pista.

Prepárate para adaptarte a las condiciones cambiantes: en nieve honda (o en cualquier nieve en la que estés esquiando «dentro» en lugar de «sobre»), realmente no sabes lo que te vas a encontrar. La densidad de la nieve puede cambiar sin previo aviso durante el día (o, a veces, incluso en las diferentes cotas de la misma ladera, como por ej. nieve más pesada en altitudes más bajas), y puede haber troncos o piedras debajo. Un enfoque balanceado ayuda mucho cuando las condiciones de nieve son variables.

Frenadas tipo «hockey»: en nieve honda es bastante difícil detenerse usando una parada de hockey bien cerrada. A veces es mejor hacer un “giro en J” completo para detenerse. Pero si queremos intentar una parada de hockey en polvo, para evitar que el esquí de valle se hunda, se enganche y nos caigamos (debido a nuestro impulso cuesta abajo), debemos inclinarnos más hacia adentro y frenar usando ambos esquís como apoyo.

*Descargo de responsabilidad: Los esquís para fuera de pista modernos (esquís «fat» con perfil rocker), que ya de por sí tienen una gran flotabilidad, permiten esquiar fuera de pista con los pies más separados y cargando predominantemente el esquí exterior, similar a esquiar en las pistas pisadas. Además, se reduce la necesidad de «rebotar/saltar» para doblar.

¡Nos vemos en las pistas!


Social sharing: