Social sharing:

Aclaración: los siguientes consejos son principalmente para el esquí carving avanzado en pista. Pero yo sinceramente creo que los mejores esquiadores son los más completos. Estoy totalmente de acuerdo con lo siguiente:

«Los mejores esquiadores son los esquiadores versátiles… Los tipos que son capaces de sobresalir en el snow park, sobresalir en el bosque, sobresalir en la nieve polvo, sobresalir en todos los lugares de la montaña. Simplemente el esquí les es muy natural para ellos». Paul Epstein – Global Racing Private Ski Team Head Coach

Una de las cosas que los esquiadores expertos tienen en común es que pueden generar ángulos de canteo extremos, en sus curvas. ¿Por qué hacen eso? Lo realizan cuando buscan hacer el giro “cortado” (en carving) más cerrado o del radio más corto que puedan. En una vuelta cortada, cuanto mayor sea el ángulo de canteo, más se deformará el esquí y más corto cerrado será el radio de giro de la curva en cuestión.

El ángulo de canteo es el factor más importante para determinar cuánto se doblará/deformará un esquí. La carga es secundaria, y se genera mayormente por el peso natural del esquiador balanceándose sobre el esquí. La cantidad de carga generada depende principalmente de la velocidad del esquiador.

Cuando se inclina o “cantea”, el esquí se curva debido a su forma de «reloj de arena». Si se toma un esquí y se lo inclina sobre el suelo, verá que solo las puntas y las colas tocan el suelo (o la nieve), y la parte del medio queda «en el aire». Con el peso del esquiador, el esquí se dobla hasta que la parte media llega a apoyar también en la nieve. Cuanto mayor sea el ángulo de canteo, mayor será la deformación del esquí, y por ende la curva generada será más cerrada.

Para generar estos asombrosos ángulos correctamente, se debe mantener siempre el equilibrio o balance predominantemente sobre el esquí externo durante el giro. Balancearse predominantemente sobre el esquí externo es la forma más eficaz y estable de girar. A modo de ejemplo, y para graficarlo, cuando nosotros estamos corriendo y queremos cambiar de dirección repentinamente, siempre nos apoyamos en la pierna de afuera, para cambiar de dirección. 
Es importante tener en cuenta que, para generar presión sobre el esquí ext., tenemos que pensar en términos de BALANCE. Este balance principalmente el esquí ext. se logra de forma indirecta, es decir, dejando de apoyarnos en el esquí interno. De modo que no empujamos ni pisamos con la pierna externa, simplemente nos balanceamos sobre ella, flexionando / quitando el peso en la pierna interna.

Los (a mi parecer) cinco elementos más importantes para lograr ese nivel de ángulos correctamente, son: 

1) Alta velocidad (y/o gran pendiente)

Para girar con grandes ángulos de canteo, manteniendo el equilibrio sobre el esquí externo, la alta velocidad (o gran pendiente) es obligatoria. Necesitamos las fuertes fuerzas G ( o en sentido estricto, inercia tangencial) generadas por la alta velocidad, que muevan nuestro balance al esquí externo. Si no tenemos suficiente velocidad e intentamos generar esos grandes ángulos, terminaremos con el balance sobre el esquí interno (“pisando” el esquí interno). Esto no es bueno… Por lo tanto es clave practicar en una pista intermedia (azul) bien pisada y poco transitada, en donde nos sintamos cómodos para poder soltarnos en velocidad.

2) Trazo «ancho de caderas»

La separación de los pies debe ser del «ancho de caderas». Es muy importante no ampliar el ancho de separación de los esquís horizontalmente. Durante la curva, los esquís deben tener separación vertical, no horizontal. La separación horizontal es qué tan separados están los pies. En una buena postura atlética sobre los esquís, la distancia entre los pies no debe ser diferente a la de cuando estamos parados de pie, caminando, corriendo o parados sobre los esquíes en un terreno plano.
La separación vertical de los pies es la distancia en altura, de un pie al otro. Al esquiar, la separación vertical de los pies cambia constantemente y está directamente relacionada con los ángulos de canteo que se desarrollan. La separación vertical suele ser mayor en o justo después de la mitad de la curva, cuando un esquiador está resistiendo las fuerzas combinadas de gravedad e inercia tangencial. Y es la mínima durante la transición de una curva a la otra.
Una trazo o separación horizontal demasiado angosta limitará el equilibrio, la independencia de pies y el uso del esquí interno. Una postura horizontal demasiado ancha provocará un cambio del balance hacia el pie interno y limitará la inclinación posible.

Eche un vistazo a la imagen de abajo de Ted Ligety (créditos a Ron LeMaster). Podemos notar que las extremidades están muy juntas…

Vertical separation of the skis-feet - Ted Ligey - Ph Ron LeMaster

En el ski de competición, nada se hace porque se «ve bien», es todo performance.

Cuando acortamos la pierna interna, alejamos los esquís, pero verticalmente. Si cometemos el error de separar los esquís horizontalmente («ensanchar la postura o separar las piernas») y luego nos agachamos para obtener mayores ángulos de canteo, terminaremos teniendo el balance sobre el esquí interno, y eso no es nada bueno… en esta situación, el esquí interno estará debajo de nuestro centro de masa o core. Además, no llevaremos las piernas paralelas, y habrá un ángulo de canteo bastante menor en el esquí interno (que irá más plano) comparado con el del esquí de afuera (error también conocido como “rodilla mimosa» o “rodilla enamorada” o “triángulo”).

A su vez, la postura de pies al «ancho de caderas» es la que permite que, en la transición, el rolido de los pies y el cambio de cantos sea el más rápido y simultaneo posible.

3) Marcada inclinación hacia adentro de todo el cuerpo al inicio de la curva

Uno de los aspectos clave para obtener grandes ángulos de canteo es realmente «lanzarse marcadamente» hacia adentro, al apenas comienzo de la curva. De esta manera, se aleja la base de apoyo (los esquís) de nuestro centro de masa, permitiéndonos lograr posteriormente un ángulo de canteo mucho mayor. Le seguirá una angulación de la parte superior del cuerpo para mantener el balance sobre el esquí de afuera, a medida que progresa el giro. Necesitamos sacar los esquís hacia afuera, alejarlos de nuestro cuerpo, para poder cantearlos más.
Este movimiento fuerte y deliberado hacia el interior necesita ser aprendido, y de alguna manera se siente como si nos lanzáramos hacia una posición lateral desequilibrada, pero créanme, es de vital importancia para producir los ángulos de borde más altos, más adelante en el giro.

Lo podemos observar claramente en la siguiente foto de «Mr. GS» Ted Ligety:

Ted Ligety inclination at the start of the turn

Necesitamos sacar los esquís para afuera y alejarlos de nuestro cuerpo, para poder generar grandes ángulos de canteo.

Como el mismo Ted Ligety habló al respecto en un Instagram Live con Jonny Mosely: «Una de las preguntas más comunes de los principiantes que me hace la gente es cuánto peso hay en cada esquí… Y nunca pienso en eso, pero es más o menos el 100% en el pie de afuera. El pie interior se está arrastrando allí. En los planos puede ser 80/20 porque estás bombeando los giros. Pero nunca piensas cuál es el porcentaje. ¡Es siempre sobre el esquí exterior donde uno quiere estar!»
Jonny Moseley dice que en la esquiada de montículos (bumps) es igual, 100% de esquí de afuera a esquí de afuera.

«Una de las preguntas más comunes que los novatos me hacen es cuánto peso va en cada esquí… Y nunca pienso en eso, pero es mas o menos el 100 % en el pie de afuera. Pero nunca piensas cuál es el porcentaje. ¡Es sobre el esquí exterior donde quieres estar!»

Ted Ligety

 

4) Flexión o acortamiento de la pierna /rodilla internas

Para lograr esos grandes ángulos, la clave está en acortar la pierna interna por flexión de la rodilla, mientras nos vamos moviendo progresivamente hacia el interior de la curva. Ese es el santo grial, flexionar la rodilla interna intensamente. Cuanto más acortemos la pierna interna, más vamos a «caer» hacia el interior de la vuelta y más ángulo de canteo vamos a generar. Esta «caída hacia adentro» ocurre de forma natural y pasiva al acortar la pierna interna, sin empujar nuestro  cuerpo en absoluto. Es como una «caída libre» del cuerpo hacia el interior del giro. Para llevar nuestro centro de masa más hacia adentro del giro y lograr esos grandes ángulos de canteo, tenemos que flexionar profundamente la pierna interna para, también, «quitarla del camino». Si no hacemos eso, la pierna interna bloquea nuestra capacidad de movernos más hacia adentro de la curva.
El mayor ángulo de canteo posible se logra cuando la
cadera interna va rozando la nieve. Este movimiento de moverse progresivamente hacia el interior del giro acortando la pierna interna es similar a lo que sucede si se acorta una pata de una escalera de pie. Toda la escalera se inclinará/moverá hacia ese lado con la pata corta. Nuevamente, flexionar la pierna interna durante el giro, manteniendo las piernas relativamente juntas, genera una separación vertical de los esquís (no horizontal).

Levantar la cadera interna es otro movimiento que ayuda a generar esos ángulos.

El deporte del ski se basa en balancearse sobre una sola pierna, la de afuera. Esa es la forma más eficiente de doblar. En terminos de balance o carga, la pierna interna solo se dedica a “disfrutar el viaje”.

Imaginemos que estamos corriendo derecho por una calle plana y queremos doblar o cambiar de direccion rápidamente para esquivar un obstáculo. En qué pierna nos apoyamos/balanceamos para hacerlo? Correcto, en la pierna contraria al lado al que queremos ir. O lo que es lo mismo, en la pierna externa. Esa es la forma mas estable y eficiente de cambiar de dirección. En el esqui, es exactamente lo mismo. Por si quedan dudas, observemos la imagen que sigue a continuación:

Stefan Rogentin Swiss Ski Team

Stefan Rogentin del equipo Suizo de Copa del Mundo deformando intensamente el esquí de afuera… Nótese también del patrón de flexión del esquí, el cual se deforma mucho más en la espáula que en la cola. La mayoría de los esquíes son diseñados para comportarse así (espátula mas blanda, cola mas dura) para facilitar el inicio de la curva.

Además de flexionarse, la pierna interna debe inclinarse hacia el interior del giro para obtener los ángulos de canteo deseados. El canteo de la pierna interna es el que genera el canteo posterior de la pierna externa (y no al revés). Si intentamos cantear primero desde el esquí externo, se producirá el error  de “rodilla mimosa» o “rodilla enamorada” o “triángulo”, mencionado anteriormente, porque la pierna int. «no sigue» a la externa. Por lo tanto, para generar el mismo ángulo de canteo en los dos esquís, es importante mantener las piernas paralelas. Fíjese en la siguiente imagen como Allie Resnick del US Ski Team nos lo demuestra en esta perfecta curva de Slalom:  

Allie Resnick US Ski Team

En el esquí de alto nivel, prestamos más atencion a la actividad de la pierna interna, que a la externa. Cuando vamos esquiando por la pista, nos focalizamos principalmente en flexionar e inclinar hacia adentro la pierna interna, y así es como, indirecta y automáticamente, logramos cantear y presionar/cargar el esquí de afuera. Cuando esquiamos, la pierna interna es mucho más activa que la externa.
Hablando en términos de balance, vamos de pie externo a pie externo principalmente gracias al trabajo de las piernas internas durante la curva. El esquí de alto nivel se trata especialmente de usar la pierna interna activamente.
El foco está en la mitad interna del cuerpo, que genera la mayoría de los movimientos. De esta manera, se obtiene un balance perfecto en el esquí externo, que sigue siendo el pie dominante en cuanto a balance/carga.
La pierna externa es la dominante en cuanto a balance/carga, pero no en cuanto a movimiento. En el esquí, la pierna interna realiza un trabajo mucho más activo que la externa.

Importante: al principio de la curva debemos lanzarnos al interior, inclinarnos hacia adentro marcadamente. Esa es la forma de genera áungulo de canteo temprano en la curva. Esta inclinación temprana hacia adentro ocurre desde los piés/tobillos y rodillas, y ¡no desde las caderas! (vease «park and ride» mas abajo…)

«En el ski, todo ocurre desde abajo hacia arriba, desde los pies hacia arriba…»

5) Angulación del tronco con respecto a las piernas (o
«compensar»)

Necesitamos mover el tronco hacia el exterior del giro, marcadamente. Esto ocurre principalmente en la segunda mitad de la vuelta. Cuanto más hagamos esto, mayor presión en el esquí externo obtendremos. Esta disociación lateral tronco-piernas es otro aspecto clave. Ayuda a lograr esto tratar de «levantar» hacia arriba el hombro interno o, aun mejor, tratar de «levantar» la cadera interna hacia arriba durante la curva.
Cuando vemos un esquiador avanzado, parece que el torso permanece “quieto” de una vuelta a la otra, pero en realidad es todo lo contrario. Para generar la angulación del tronco, se debe mover activamente el torso hacia el costado, hacia el exterior del giro. Cuanto más inclinemos los esquís hacia adentro, más tendremos que flexionar lateralmente el torso (llevar las costillas a las cadera). Es fundamental entrenar y fortalecer los músculos involucrados, en el gimnasio.

Practíquelo exagerando (y mucho) los ejercicios que buscan mejorar esa habilidad específicamente. Hay gran variedad de estos, pero el «Schlopy Drill» tiene muy buenos resultados… Erik Schlopy, ex atleta olímpico y ahora Coach del U.S. Ski Team.

Para ayudar a desarrollar la angulación del tronco, también se debe contrarrotar con el mismo. Gire o rote su torso en dirección opuesta a la de los esquís. Esto permite un mejor agarre de los cantos y mayores angulaciones hacia afuera del tronco. Inicie la contrarrotación tan pronto como comience el giro. Notará que la angulación del tronco hacia afuera será mucho más fácil de realizar/obtener. De hecho, angulación con el tronco hacia afuera y la contrarrotación del mismo van siempre de la mano.
Dicho esto, es importante diferenciar que, las vueltas cortas o de Slalom requieren mucha contrarrotación (tronco siempre estable mirando a valle), pero las vueltas largas o de Slalom Gigante requieren menos contrarrotación.

La contrarrotación del tronco fue desarrollada por primera vez por instructores austríacos en la década de 1930, en oposición a la escuela «francesa» que, en ese momento, usaba la rotación hacia adentro de todo el cuerpo como una unidad o bloque. Esta técnica francesa implicaba comenzar con una lenta contrarrotación del tronco y luego una rápida rotación de todo el cuerpo hacia adentro, en el giro. Por cierto, esta técnica descrita en el manual de enseñanza de esquí «Ski Français» de Emile Allais en 1936, implicaba enseñar a los esquiadores principiantes a esquiar en paralelo directamente, sin el uso de giros en cuña ni vueltas elementales previas.

En el esquí de alto nivel se busca discociación tronco-piernas total: tanto en sentido de inclinaciones como en rotaciones. Las piernas se inclinan y rotan hacia adentro, y opuestamente el tronco se inclina y rota hacia afuera.

Concepto clave: es muy importante tener en cuenta que la angulación con el tronco ocurre fundamentalmente en la segunda mitad del giro y después de la inclinación previa. Si comenzamos el giro ya «angulados», bloqueamos nuestras caderas y limitamos la cantidad de ángulo de canteo generado, creando el famoso y nada bueno estilo de esquiada «park and ride» (ver al final de este artículo).
Fíjese en la siguiente imagen, un excelente foto-montaje de Ted Ligety en un curva de Slalom Gigante. Podemos ver la fuerte inclinación (todo el cuerpo inclinándose hacia adentro) en las dos primeras capturas instantáneas. Después de eso, la angulación con el tronco comienza, y se vuelve realmente extrema hacia el final de la curva, como Ted Ligety (también conocido como «Mr. GS«) nos tiene acostumbrados a ver en su hermosa esquiada… Esta es en realidad la portada de uno de los mejores libros de técnica de esquí jamás escritos. Recomiendo encarecidamente a todos los esquiadores apasionados que lo lean. ¡¡¡Gracias Ron LeMaster por esta obra maestra !!!

ltimate skiing book - Ron LeMaster

En la siguiente imagen, Jett Seymour del the US Ski Team nos muestra una extrema contra-rotación del tronco. Nótese que el tronco apunta a una dirección y las piernas/esquís hacia otra.

Jett Seymour US Ski Team - counter

6) Balance Antero-posterior

Para comenzar un giro de manera efectiva, debemos mover nuestro centro de masa hacia adelante para deformar o balancearnos sobre la espátula de los esquís. Debemos iniciar el giro «enganchando» la punta de los esquís, primero.

Eso es clave para lograr estar centrado en la parte más importante de la curva: la fase de carga (cuando aplicamos toda la presión y se produce la mayor defromación del esquí). En la técnica moderna de slalom (vueltas de SL), la fase de presión o carga es corta y abrupta, ocurre todo de golpe en la Línea de Máxima Pendiente (mitad de la curva).

Es absolutamente normal estar retrasados en la transición o aun en el apenas inicio de las vueltas, pero sí es obligatorio mover nuestro centro de masa hacia adelante para estar centrados cuando arribamos a la fase de carga de los esquis (en la línea de máxima pendiente).

El esquí, a diferencia de la mayoría de los deportes, es una actividad muy contraria al sentido común, y tenemos que trabajar contra instintos básicos de preservación, para poder mejorar. Para ejercer presión sobre la parte delantera del esquí (espátula) e iniciar con éxito un giro, debemos mover nuestro Centro de Masa hacia adelante al comienzo de la curva. Esto significa, por ejemplo, en las pendientes importantes, «afrontar el peligro» y «sumergirse en el abismo». Inclinarse cuesta abajo va en contra de todo sentido común. Eso es contradictorio, pero obligatorio para esquiar bien.

Entonces, el CONTROL esta muy relacionado con un buen inicio de curva, el cual se logra mediante movimientos contrarios a la lógica o sentido común de preservación. Un buen inicio de vuelta significa lograr una forma de curva en letra «C mayúscula». La forma de la curva tiene relación directa con el control de la velocidad cuando esquiamos. Los giros redondeados producen gran control de de velocidad.
Si nos encontramos esquiando «retrasados» y no podemos cargar la espátula al comienzo de la curva, terminaremos generando vueltas abruptas en forma de «Z», con un control de velocidad deficiente. En este tipo de giro incorrecto, todo el canteo y la carga se producen abruptamente y al final del giro. Los esquís van expulsando nieve directamente hacia valle, la línea de descenso es recta a lo largo de la línea de caída sin casi ningún desplazamiento lateral del esquiador. Por eso buscamos presionar nuestras espinillas/piernas hacia adelante contra la lengüeta de las botas. Pero eso sólo debe ser al comienzo del giro.

En el esquí, el equilibrio antero-posterior es dinámico, no estático. Está en un ciclo constante. En el esquí normal de alto nivel, los esquiadores siempre pasan de estar atrás al final de un giro a estar adelante al comienzo del siguiente giro. Una vez más, la clave es arribar centrados a la línea de máxima pendiente.
Como alguna vez dijo Mikaela Shiffrin en una entrevista (aquí): «Para mí, la clave para el equilibrio de antero-posterior es tratar de no permanecer en una sola posición. Debido a que el esquí es un deporte tan fluido, siempre te estás moviendo. Y si nos mantenemos estáticos en el equilibrio adelante-atrás, el resto de la vurva va a ser estática. Por lo tanto, es muy importante poder estar adelante en el inicio del giro y luego tratar de usar la parte trasera de los esquís. No exactamente las colas de los esquis, pero sí dejar que tus esquís se «disparen» un poco debajo de ti. Trata de jugar con todo el esquí entero, porque por algo tenemos un esquí completo. Queremos usar todo el largo del esquí, como una herramienta. Y si puedes usar el esquí de punta a cola perfectamente y estar en equilibrio, entonces tendrás una curva más rápida«.

Mikaela Shiffrin end of SL turn

En la foto de arriba podemos apreciar a Mikaela Shiffrin finalizando una curva Slalom. Por favor note que el equilibrio se encuentra principalmente en las colas de los esquís, con las puntas en el aire, de hecho. Nótese también la gran cantidad de contrarrotación del tronco que posee en esta parte de la curva.

Otro excelente consejo proviene de River Radamus, un atleta de la Copa Mundial GS del equipo de esquí de EE. UU.: «Cuando estoy entrando en una curva, todo en lo que pienso es en llevar mis pies hacia atrás de mí. Ese movimiento realmente me «cambió el chip», en años pasados». Llevar los pies hacia detrás de mí es una sensación muy clara para mí y me permite estar en la parte de adelante del esquí de afuera, y asi poder hacer correctamente el inicio de la vuelta.»

River Radamus Arcing a GS turn

River Radamus «arqueando» una curva de Eslalon Gigante. Nótese el llamativo raspado con la cadera interna.

En el esquí, el equilibrio antero-posterior es dinámico, no estático. Está en un ciclo constante. En el esquí normal de alto nivel, los esquiadores siempre pasan de estar atrás al final de un giro a estar adelante al comienzo del siguiente giro. Una vez más, la clave es arribar centrados a la línea de máxima pendiente.

7) Traslación de la presión sobre el pie durante la curva: de adelante hacia atrás…

Mientras se desarrolla la curva, lo normal es que nuestro CM se mueva naturalmente hacia atrás y terminemos el giro con nuestro balance sobre la cola de los esquís. A nivel de sensaciones en los pies, nuestro balance se desplaza desde la bola de los dedos al inicio del giro, hasta los talones al final del mismo. Esto fue comprobado por numerosos estudios científicos al respecto.
Eso es lo que sucede normalmente, aun en el las vueltas cortas (corto paralelo). Para comenzar una nueva curva, tenemos que mover nuestro CM hacia adelante otra vez, y así sucesivamente…

Un estudio publicado en 2010 por T. Keränen et al., comparó dos grupos de atletas clasificados por sus puntos FIS, el grupo 1 eran atletas de más alto nivel que el grupo 2. Este estudio demostró que ambos grupos tenían el mismo tipo de movimiento del centro de presión desde adelante del pie al inicio de la curva y hacia el talón del pie al final de la curva, que está asociado con la flexión del esquí durante el giro. Pero también demostró que los atletas de mayor nivel fueron capaces de producir más fuerza en la parte frontal del pie hacia el esquí y la trayectoria de su centro de presión tuvo un mayor movimiento mediolateral que el grupo de menor rango.
Por lo tanto, cuanto mejor sea el esquiador, más presión podrá generar en la bola del pie, y también podrá producir mayor ángulo de canteo.

El esquí se basa en «balance mientras estamos en movimiento». El objetivo cuando esquiamos mantener el equilibrio en el futuro! Para estar en equilibrio en el sentido antero-posterior, debemos mantener nuestro centro de masa sobre los pies (base de soporte).

Cuanto mejor es el esquiador, mayor presión a nivel de la bola del pie puede generar, durnte el inicio de la curva.

8) Mentalidad «agresiva»

El esquí de alto nivel requiere mucha actitud y confianza en uno mismo. Esa mentalidad «agresiva» (y eventualmente, esquiada agresiva) es absolutamente necesaria para poder «enfrentar el peligro» en las pendientes empinadas. Para poder «lanzarnos al precipicio», y así cargar/doblar la espátula del nuevo esquí exterior y hacer curvas exitosas. Tanto la intensidad como la «agresividad» al esquiar son muy importantes y, a veces, es lo que se necesita para que un esquiador experimentado avance al siguiente nivel. ¡Así que adelante! Como en la mayoría de los aspectos de la vida, ¡la actitud lo es todo!

 

9) Superficie y equipo

Además, es importante mencionar que necesitamos una superficie relativamente dura (nieve compacta), cantos bien afilados y esquís relativamente rígidos para poder mantener los esquís “enganchados y cortando” mientras realizamos giros con estos ángulos. Afilar los esquís para mantener los cantos bien filosos es muy importante. Los cantos afilados ayudan a lograr el carving más facilmente. Esos grandes ángulos requieren esquís afilados para evitar la pérdida repentina de agarre durante ese tipo de curva de alto rendimiento.
Las placas elevadoras (también conocidas como «lifters») ayudan mucho a desarrollar grandes ángulos de canteo porque generan más palanca. Estas placas son piezas de material entre los esquís y las fijaciones que elevan las botas más lejos de los esquís y la nieve. También permiten que el esquiador mantenga un ángulo de canteo muy pronunciado sin que se produzca el denominado «boot out». Este boot out ocurre cuando, por gran inclinación hacia adentro, el costado de la bota golpea la nieve, lo que hace que el esquí se se «desenganche o desencarrile» de la nieve.

En lo que respecta a la superficie, si la nieve es blanda, podríamos acabar «desenganchando» el esquí externo de la nieve o lo que comunmente llamamos “perder el apoyo” (sobre todo en la segunda parte de la vuelta, donde las fuerzas son mayores). Si perdemos el apoyo en el esquí externo, todo el balance (o carga) se desplaza fuerte y ​​bruscamente hacia el esquí interno (justamente el que casi no lleva carga durante el giro). Esto hace que el esquí interno se doble violentamente y haga un giro/recorrido de radio muy corto. Así, es habitual que esto nos expulse por el aire con una vuelta de 180 grados y caigamos sobre nuestras espaldas, con el peligroso latigazo cervical asociado. Esa es una forma bastante común de caerse en esquiadores avanzados.

 

Este video es un ejemplo de este tipo de caída experimentada en este caso por el corredor de Copa del Mundo francés Thomas Fanara, durante una carrera:

High edge angle correct SPANISH

Figura 1

Cuando el giro es correcto (figura 1), se pueden observar varios indicios. Durante esta curva mis esquís (es decir, mi base de apoyo) están relativamente lejos de mi centro de masa. Ambas piernas están paralelas, lo que evidencia ángulos de canteo similares en ambos esquís. La bota interna casi toca la pierna externa (o la rodilla ext.). Esto revela que mi postura de pies (trazo) es estrecha (“ancho de caderas”). La separación de un esquí sobre el otro es solo vertical. Sin embargo, debido a que ambas piernas están inclinadas hacia adentro de la curva, «pareciera» visualmente que estaría usando una postura de pies muy separada, pero eso no es cierto. Es exactamente lo contrario. También se puede ver la intensa angulación del tronco hacia afuera, con respecto a la inclinación de las piernas. A su vez, se nota que el balance esta fundamentalmente en el esquí externo debido a su mucha mayor deformación/curvatura con respecto a esquí interno.

P.D. se puede también observar mi cara con los dientes apretados debido a las fuertes Fuerzas G que estoy experimentando (y tratando de soportar…) en ese giro cortado de gran ángulo de canteo y alta velocidad.

Generar esos ángulos asombrosos mientras se mantiene la presión predominantemente en el esquí externo es una habilidad de esquiadores avanzados. Es por eso que el #hipdragchallenge de River Radamus (un joven atleta del equipo nacional de esquí de EE. UU.) que lanzó en su perfil de la red social Instagram fue tan exitoso y una belleza para observar esquiadas de muy alto nivel.

 

10) Gradualidad

El ángulo de canteo se desarrolla progresivamente, aumentando continuamente desde el cambio de cantos hasta los 2/3 de vuelta, donde es el más alto. Luego comienza a disminuir para hacer la transición a la siguiente curva. Por lo tanto, el ángulo de canteo no es estático durante todo el giro. Ese es un error típico entre los esquiadores intermedios, que desarrollan todo el ángulo de canteo de una vez y al comienzo del giro, y luego permanecen estáticos el resto. Crean ángulos de canteo empujándose activamente hacia el interior del giro (en lugar de la forma correcta que es una «caída libre» del cuerpo hacia el interior por acortamiento de la pierna interior). A este error se le llama estilo «lanzar las caderas» o «park and ride». Ambos son errores técnicos.

Lanzar las caderas: es cuando la cadera pone el esquí en el borde en lugar de inclinar el pie. Simplemente lanzan las caderas hacia adentro para crear ángulos de borde.
Park & Ride»: es donde el esquiador genera todos los ángulos al comienzo del giro y simplemente mantiene los esquís estáticamente durante el resto del giro. Eche un vistazo a la siguiente imagen y video…

Hip-dumping-park-and-ride-skiing-mistake

Otro error técnico es cuando se quiere generar gran angulo de canteo «agachándose sobre el esquí interno»….

Skiing with Wrong Hip Drag

Si lo hacemos de forma incorrecta, y buscamos grandes ángulos de canteo pero con el balance sobre el esquí interno, se verá como en esta última imagen… Observe que el balance/carga está principalmente en el esquí interno, que está justo debajo de su centro de masa. Tiene distintos ángulos de canteo entre ambos esquís (el externo más canteado que el interno) y la postura de los pies es demasiado ancha (las piernas están demasiado separadas). Mire la separación horizontal de ambas piernas. La bota interna está bastante lejos de la pierna o rodilla externas…

¡Nos vemos en las pistas!

keep-calm-and-hip-drag

Si te ha gustado lo que has leido, y has encontrado información útil para mejorar tu esquiada, por favor ayúdanos a mantener este sitio en línea y a seguir creando nuevo contenido de esquí de alto nivel. Una pequeña donación significa mucho para nosotros… Muchísimas gracias!

Please Add coin wallet address in plugin settings panel


Social sharing: